Rubén Zendejas, el nacimiento de una estrella

Hay jugadores que nacen con esa estrella para jugar fútbol americano y sin importar el equipo donde lo coloquen o el momento en el que se encuentre; su talento, junto con sus habilidades, van a sobresalir, pareciendo algo muy sencillo de hacer; tal es el caso de Rubén Zendejas, el nuevo corredor de Mexicas.

Pasó un tanto desapercibido al ser la segunda selección de  Mexicas en el Draft 2021 de la LFA y sin ninguna expectativa, poco a poco, Zendejas se fue ganando el corazón de la afición y comenzó a impresionar a todos los espectadores con sus increíbles habilidades para correr la bola y explotar los huecos a más no poder, entrando indiscutiblemente a la conversación del “novato ofensivo del año”.

El talento nato de Zendejas se remonta desde los 7 años de edad que empezó a jugar fútbol americano en los Jefes de Cuernavaca. La realidad de este corredor es que desde pequeño fue todo un deportista e inclusive compitió en torneos estatales y nacionales de natación, sin embargo su interés por el americano despertó y recuerda que desde que empezó a jugarlo fue como si estuviera diseñado para él.

“Mi familia habló conmigo para no sentir presión de fallar en mi debut, pero al final terminé anotando 6 touchdowns”-recordó Zendejas- “Desde un principio conecté con el football, dándome sensaciones que ningún otro deporte me pudo generar. Te da muchísimo más de lo que tú le das a él.”

Posteriormente, jugó en Venados Cuernavaca y tras un partido contra Gamos fue que los coaches lo invitaron a jugar en el equipo del sur de la Ciudad de México. Zendejas recuerda que en ese momento sentía como si estuviera jugando en las grandes ligas. Poco a poco fue llamando la atención a los reclutadores debido a sus resultados y su constante aparición como líder anotador de su categoría.

Zendejas tuvo la oportunidad de jugar en Borregos Monterrey, pero debido a la inseguridad que se vivía en Nuevo León tuvieron que cambiar de planes e inclusive cambiar de país y fue ahí que llegó a Texas para jugar unos cuantos años más donde también tuvo la experiencia de ver cómo viven el football, enamorándose un poquito más de la cultura, pero aunque todo estaba caminando correctamente, pensó que era momento para dejar el juego a un lado y dedicarse 100% a estudiar o eso creyó él.

Su ex equipo, los Jefes, lo seleccionaron para jugar una sub-19 y fue así que regresó a México a practicar un poco más de football, pero también empezaron a llegar varias invitaciones de programas y, después de analizar bien las cosas, tomó la decisión de continuar en el deporte de las tacleadas formando parte de Leones Anáhuac Norte.

Su último año de liga mayor fue en el 2020, en el que tanto el football como todas las actividades se tuvieron que ver canceladas por la pandemia, y a pesar de que Zendejas no tenía la intención de jugar en la LFA, tampoco estaba contento con que él no tuviera la oportunidad de cerrar el ciclo con el football de manera voluntaria, declarándose elegible para el Draft.

“Honestamente pensaba que la LFA era una liga de jugadores frustrados, que no había competencia, pero ya después de haber jugado estoy sorprendido e inclusive me atrevería a decir que sí es un poco más que liga mayor.”-expresó- “Hoy por hoy es el nivel más alto del football nacional y sí quedé totalmente sorprendido. Definitivamente fue la decisión correcta.”

A pesar de haber sufrido una lesión en el ligamento cruzado de la rodilla izquierda en la jornada tres, Zendejas dominó por completo el juego e inclusive dio más de lo que se le solicitaba ya que terminó como el corredor líder de touchdowns (5), tercer lugar en yardas con 270, pero también fue líder en regreso de patada con 327 yardas; 114 yardas por aire y una recepción para touchdown.

“Nunca me he dedicado a correr por las estadísticas. Me entrego porque es la única manera que sé  hacer las cosas. Vivo y siento demasiado el football”-comentó- “No es mérito mío, mi posición está para hacer eso; me preparé e hice mi trabajo, pero es un trabajo en equipo. Totalmente agradecido conmigo mismo y con Mexicas.”

Definitivamente Mexicas acertó con la selección de Zendejas, volviendo a producir un espectáculo por la vía terrestre y todos los aficionados disfrutan ver al #40 en acción, pero otro de los aspectos que hacen de este corredor algo especial es la humildad y la pasión que tiene por la vida.

“Mi familia es lo más importante para mí, son el motor de mi pasión y a ellos les debo todo y les agradezco muchísimo”- finalizó.

Los ojos ya están en la temporada 2023, pero también estarán en el corredor de Mexicas, ya que se quedó a unas 8 yardas de romper el récord de Mario Castelán de más yardas por tierra en una temporada y quizá en su segundo año logre hacer eso y mucho más.

Deja un comentario