Raptors y Fundidores, el nuevo clásico de la LFA

Carlos Arturo Ávila Díaz

¿Qué vuelve a un partido un “clásico”? Hay muchos factores que pueden llevar a que una rivalidad se convierta en un clásico deportivo. Tener la misma sede como lo son las conocidas guerras civiles,  el contexto social que se vive en el momento y como ejemplo está The Game, la famosa rivalidad entre los Buckeyes de Ohio State y los Wolverines de Michigan en la NCAA que fue dinamitada por los antecedentes de la Guerra de Toledo desde 1897 para convertirse en uno de los partidos favoritos de la afición del fútbol americano; o la historia deportiva de dos franquicias que han dado juegos históricos, este es el caso de Raptors y Fundidores.

Raptors es parte de la Liga de Fútbol Americano Profesional de México LFA desde los inicios de la liga en el 2016, mientras que Fundidores fue parte de la primera expansión de la liga hacia el norte junto con Dinos en el 2017 y desde entonces Raptors y Fundidores se han visto frente a frente temporada tras temporada sin falta. El primer partido entre estos dos se dio un 25 de marzo del 2017 en la jornada 5, Raptors se llevaría la primera victoria histórica 14-10 pero esto solo era el comienzo de lo que estaba por venir.

Para la siguiente temporada los Raptors pasarían a formar parte de la División Norte con su mudanza del Estadio Jesús Martínez “Palillo” hacia el Estado de México, la primera salida de la Furia Verde hacia el norte no sería nada placentera en la jornada 3 ya que perdieron por 30 puntos 45-15 frente a Fundidores, para la jornada 7 ahora el Estadio José Ortega Martínez “JOM” recibió a los regiomontanos y Raptors se llevaría la victoria para mandar a Fundidores al fondo de la división, dejando a Fundidores fuera de postemporada por segundo año consecutivo.

El 2019 sería un punto fundamental en esta rivalidad, empezando por la jornada 3 donde Fundidores venció a Raptors en el Estadio Nuevo León Unido 31-21, Raptors respondería en la jornada 6 para llevarse una victoria más en la FES Acatlán 30-13 dejando a Fundidores a un juego de la eliminación, pero el Reino de Fuego vencería a Osos de Toluca en la jornada 7 para conseguir su pase a la final de conferencia, donde volvería a ver a Raptors por el pase al Tazón México IV.

Ese partido quedaría en la historia de la liga como uno de los mejores partidos, ambos equipos anotaron un total de 100 puntos a lo largo de los 4 cuartos y las series extra donde finalmente los Raptors conseguirían avanzar a su tercer Tazón México en 4 años, dejando un precedente clave para la rivalidad de estos dos equipos.

En el 2020 se volverían a enfrentar en el Estado de México, un partido donde los Fundidores  buscaron la revancha pero en el campo pasó todo lo contrario, terminando con una dolorosa derrota 28-0 para cerrar la temporada que días después sería cancelada por la pandemia.

Dos años pasaron para que el fútbol americano profesional regresara a México, la meta de ambos equipos era clara, llegar al Tazón México V, en la jornada 4 el Estadio Banorte recibió a Raptors en duelo con polémica de por medio que finalizó con un gol de campo de Ricardo Aguilar (#19) para que Fundidores tuviera la ventaja, Raptors tendría un gran regreso de kick-off pero se quedarían 30 yardas cerca de lograr el milagro en Monterrey.

Ambos cerraron la temporada con un récord de 4-2 para avanzar a los playoffs, Fundidores avanzó directo a las semifinales como el sembrado #2, mientras que Raptors tendría que pasar sobre Reyes en la ronda de comodines para jugar la semifinal, cosa que lograron hacer, y tras la sorpresiva victoria de Gallos Negros sobre Mexicas todo estaba listo para ver a Raptors y Fundidores una vez más en la antesala del Tazón México.

Una vez más el Estadio Banorte sería la sede donde estos dos equipos escribirían una de las mejores historias que la LFA puede contar hoy, al medio tiempo el marcador iba 3-0 para Fundidores, en el tercer cuarto la diferencia sería de 10 con un fumble recuperado en la zona de anotación por Edgar Cortéz (#55), pero en el último cuarto es cuando empezaría la locura.

Primero Kevin Correa (#20) anotaría para acercar a la Furia Verde, acción que sería respondida con el novato de Fundidores Abraham Peña (#85) haciendo gala de sus habilidades para una recepción de 30 yardas para anotación, inmediatamente Bruno Márquez (#13) lanzaría un bombazo a Iván García (#16) para acercar a Raptors a 3 puntos con la conversión de Humberto Noriega (#4). La defensa verde detendría el avance de Shelton Eppler (#8) y Fundidores para una vez más darle el balón a Correa para 7 puntos y dentro de los últimos dos minutos Eppler soltaría un pase de más de 60 yardas para Torin Justice (#15) generando una voltereta más en el marcador 24-20, pero Brian Burnett Jr tomaría el balón desde la 30 de su propio campo para dejarlo en la yarda 5 de Fundidores, la mesa puesta para que Dan Ávila (#3) volara por los aires para un Touchdown más de Raptors y con 16 segundos por jugar parecía que la Furia Verde regresaría al Tazón una vez más.

El regreso de patada estaría a cargo de Tavarious Battiste (#4) quien dejó a Fundidores en su yarda 30, Eppler conectaría con Justice para un avance hasta medio campo pero el receptor saldría lesionado con 5 segundos en el reloj de juego y una última oportunidad para el Reino de Fuego para buscar al menos acercar a Aguilar para empatar el juego, pero los de Monterrey no iban a perder frente a Raptors por primera vez en su casa y Eppler recibió el snap, esperó a Battiste en la trayectoria de poste y lanzó un riflazo de 30 yardas, el receptor de Fundidores se quitó la tacleada de Karrheem Darrington y recorrería solo 20 yardas más para producir lo que hoy es conocido como “el Mil4gro Regio”.

Fundidores avanzaría al Tazón para convertirse en el primer equipo del norte en la historia en ser campeón, mientras que los Raptors terminarían una increíble temporada sin poder salir con una victoria en tierras regias. Una sola cosa nos queda clara, cada vez que estas dos franquicias se enfrentan podemos esperar un partido lleno de emociones y que hoy en día ya es uno de los “clásicos” de la LFA.

Deja un comentario