Pateadores LFA haciendo historia en el extranjero.

A pesar de no tener tanto reconocimiento de los aficionados, los pateadores son fundamentales para cualquier equipo de fútbol americano. En ellos recae la responsabilidad no solo de iniciar el juego o de colocar el balón lo más lejano posible en un despeje, sino que también pueden definir un partido.

En la NFL, podemos recordar legendarios pateadores mexicanos como Rafael Septién y Efrén Herrera con Vaqueros de Dallas; Raúl Allegre con Gigantes de Nueva York, los dos últimos poseedores de anillos de Superbowl cada uno.

En la LFA, sin lugar a dudas, el pensar en pateadores es evocar dos nombres: Enrique Yenny de Pioneros de Querétaro y Gabriel Amavizca, de Artilleros de Puebla.

Nacido en Aguascalientes hace 25 años, Enrique Yenny es un pateador con mucha potencia y precisión, formó parte del equipo de los Borregos Toluca, que logró el bicampeonato de la liga Premier de CONADEIP.


Llegó a la LFA a Osos de Toluca en 2019, año en que se realizó el primer combine entre LFA y CFL. Fue elegido por Alohuettes de Montreal, equipo con el que aún no ha tenido participación. Ese mismo año, Enrique se adjudicó el gol de campo más largo de la LFA con 59 yardas y una patada de despeje de 94 yardas.

Para 2020, Yenny firmó con Pioneros de Querétaro, equipo novel en la LFA. En la semana 5, ante Dinos, fue protagonista de una de las jugadas más extrañas en el fútbol americano y pateó el gol de campo para que su equipo obtuviera su primer triunfo en temporada. Una semana después, en Puebla, Yenny rompió su propio récord al patear un gol de campo de 60 yardas.

Su contraparte, Gabriel Amavizca nació en Hermosillo, Sonora hace 27 años, aunque se mudó a Puebla a la edad de 8 años. Jugó en 2013 para Aztecas de la UDLAP, con quienes consiguió el campeonato de la liga Premier de CONADEIP. Al año siguiente, decidió jugar para Tigres blancos de la UMAD y regresó en 2015 a Aztecas, donde terminó su elegibilidad.

Arribó a la LFA para participar con Artilleros de Puebla, pasando a la historia por ser el primero jugador en conseguir puntos con la “legión del boom”.

Gabriel también participó en el combine LFA-CFL y, debido a la precisión de sus intentos de gol de campo y a la potencia de sus patadas, fue seleccionado por Blue Bombers de Winnipeg, pero fue cortado en pretemporada. A 3 días de su corte, Tiger-Cats de Hamilton lo firmaron y se convirtió en el primer jugador extranjero en anotar puntos durante un partido oficial de la CFL, consiguiendo 2 patadas de conversión ante Argonauts de Toronto.

Definitivamente, ellos son 2 de los mejores jugadores con los que cuenta la LFA, han escrito historia en el fútbol americano de nuestro país y seguirán haciéndolo como los grandes.

Por: Alejandro Aguirre

Avatar
Últimas entradas de Mesa de Redacción (ver todo)

Deja un comentario