Marco García y José Canales, los líderes tras la línea de golpeo de Mayas

Ciudad de México, 31 de enero de 2018. El quarterback es, en muchas ocasiones, el eje del sector ofensivo en un equipo de futbol americano. Es el líder del ataque y principal artífice de las jugadas grandes dentro del campo, encargado de ejecutarlas por medio del pase o la carrera.

Un quarterback debe poseer ciertas características, como un brazo potente y preciso; otros también cuentan con la facilidad de correr con el balón cuando no queda otra opción de avance o cuando así lo marca una jugada. Otros pasadores poseen la habilidad de leer las defensivas con rapidez, pero una característica imprescindible en esta posición es el liderazgo.

Un líder es la persona en la que los demás confían y siguen, cuya presencia y fuerza sirve para fortalecer a un grupo. En el caso de Mayas, los quarterbacks Marco García y José Luis Canales han comprendido y asumido este rol dentro de la poderosa ofensiva del Imperio Azul.

Gracias a este liderazgo, combinado con el talento individual de cada jugador, todos los elementos que forman la unidad de ataque en Mayas se han establecido como una máquina imparable que se traduce en muchos puntos anotados dentro del campo de juego.

Para los quarterbacks de Mayas, la fórmula para ser un líder del campo se traduce en varios factores, pero en algo en lo que los dos están de acuerdo es que el ser un ejemplo a seguir es básico.

“Yo creo que esto está traducido en el ejemplo. Desde cómo te manejas en los entrenamientos, cómo manejas el sistema y saber apretar en los momentos más apremiantes; ese liderazgo tiene que aplicarse en la parte del fútbol y en la parte del ánimo también, hacer sentir el respaldo al resto, porque el quarterback es la conexión entre línea ofensiva, receptores y corredores”, afirmó Marco García, pionero de la liga y uno de los quarterbacks más reconocidos en la liga.

“Es una cuestión de ejemplo. Eso te lleva a que crean en ti y eso se da en la manera que ellos vean que tú eres constante y que pueden ir detrás de ti en el momento que sea necesario, porque la primera responsabilidad del quarterback es llevar a tu equipo la zona de anotación y hacer todo lo necesario para llevar a tu equipo ahí”, fueron las palabras de José Canales, quien llegó al equipo en la temporada pasada y desde entonces se convirtió en un miembro de confianza y seguridad para la escuadra comandada por Ernesto Alfaro.

Una seña es suficiente

Otro de los puntos importantes del liderazgo de un quarterback está en la buena comunicación con todos sus elementos. Siendo la fuente principal de conexión entre toda la unidad, así como con los coordinadores y el coach fuera del campo, el pasador es capaz de interpretar y crear un lenguaje para que toda la ofensiva esté en la misma sintonía.

En la opinión de los líderes de la ofensiva Maya, esto se trabaja y se perfecciona en dos vertientes, la práctica diaria y la experiencia como jugador y, en algunas ocasiones, como entrenador o coordinador.

“Con el sistema que manejamos con el coach Alfaro, donde se tiene una apertura total y en el que el quarterback puede tomar muchas decisiones dentro del campo, con señales manejamos audibles con la línea y también por como vas conociendo al jugador, de pronto simplemente con voltearlo a ver, puedes tomar una decisión”, afirma José Canales, quien también es Coordinador Ofensivo y entrenador de quarterbacks en el programa de Liga Mayor en Pumas CU.

 

“La comunicación se trabaja con la práctica. Realmente lo que se busca es manejar una intensidad real y así es como vas adaptándote en las prácticas. El manejarte de esa forma te permite irte adaptando y también, obviamente, cuentan los años que tengas conociendo a los jugadores; a veces ya con una pequeña seña o algún gesto te vas haciendo de una comunicación casi completamente corporal”, opinó, por su cuenta, Marco García, quien también sabe lo que es estar del lado del entrenador, siendo coach de quarterbacks en el programa de Burros Blancos, donde desarrolló el talento de Alex García, su hermano menor y uno de las promesas más interesantes en el futbol americano colegial.

Reconociendo al compañero

Al venir de sistemas opuestos en su carrera colegial, Marco con el IPN y José Luis con la UNAM, ambos han logrado aglomerar lo mejor de cada uno y, con la guía del coach Alfaro, se ha formado el sistema de Mayas, característico por extender el campo, el mantener preocupada y cansada a la defensiva rival, explotando el arsenal aéreo y terrestre en su totalidad, con avances efectivos y sistemáticos extendiéndose de manera longitudinal y con profundidad.

Este esquema se ha conseguido por el talento individual de cada quarterback, el cual han sabido reconocer y complementar uno del otro.

“Marco es que es un quarterback muy agresivo. Todo el tiempo tiene la vista arriba y está buscando hacer jugadas grandes. Le gusta mucho lanzar el balón y con la opción que nos da el coach Alfaro jugando en carreras y con opción de pase, tiene buenas lecturas, lo que pone en ventaja a los receptores”, opinó José Canales de su compañero, mientras que Marco García, señala también las ventajas de José Luis.

“José es un quarterback muy completo, puede tirar la bola y puede correr también; ése es siempre un factor importante. También tiene la experiencia y la calma que van dando los años que tiene como coach. Tiene la virtud de poder tomar decisiones que en su momento son importantes, es un quarterback muy completo y con mucha experiencia, que juega a su favor”, finalizó García Rosado.

Por. Arturo Velaztegui

Deja un comentario