Héctor Venegas, un liniero ofensivo con sonrisa permanente

Daniel Jiménez sostuvo este miércoles una plática con un jugador veterano y fundador de la Liga de Fútbol Americano Profesional. En “Momentos Paleloca”, Héctor Venegas fue el invitado de honor.

En 2016, el entonces head coach de Condors de la Ciudad de México, Enrique Zapata, seleccionó a un liniero ofensivo proveniente de Borregos Salvajes del ITESM Monterrey para incorporarse a un equipo en la naciente LFA. El desempeño del jugador número 79 le otorgó la permanencia y confianza de sus compañeros y entrenadores. Félix Buendía, relevó al coach Zapata en 2018 y también apostó por la capacidad de Héctor para ganar el Tazón México IV.

En momentos que no son de juego, Héctor es un joven amable, atento y respetuoso; sin embargo, una vez que cubre la sonrisa pintada con plumón en su abdomen, se transforma en una amenaza para quienes pretendan alcanzar a su quarterback o a alguno de sus corredores.

El capitán de Condors de la Ciudad de México tuvo la oportunidad relatar algo de su historia.

“En Condors hemos construido más que un equipo, una familia”, inició Héctor.

La trayectoria de Héctor comenzó a los 13 años en Chihuahua, su ciudad natal. Tomó la oportunidad que le ofreció el ITESM Monterrey para jugar liga mayor en Borregos Salvajes justo cuando se separaron CONADEIP y ONEFA. Esta decisión le dejó un sabor amargo pues deseaba jugar contra equipos que consideró como rivales interesantes por enfrentar.

Con Borregos Salvajes pudo jugar contra equipos de Estados Unidos, de los cuales obtuvo experiencias enriquecedoras y conoció otras formas de llevar el deporte. En 2011, cambió de liniero defensivo a ofensivo, lo que le resultó un reto “como volver a aprender a caminar” y ha sido una fortuna que lo ha llevado hasta donde está.

En 2009 fue el primer campeonato con Borregos Salvajes al que le da gran importancia por las relaciones que inició con muchos jugadores. En el bicampeonato tuvo sentimientos encontrados por su regreso al campo, el haber ganado ese juego y la salida del coach Frank González. Su despedida colegial fue en 2014 y resultó difícil por las circunstancias del equipo.

Es abogado y contador de profesión y preparación académica, egresado del ITESM Monterrey.

Su inicio en la LFA fue “cómico” por su falta de insistencia por conseguir un lugar. Hasta que fue contactado por Condors, ya con la etapa de entrenamientos empezada.

La transformación de Condors fue un proceso largo. Desde el inicio las lesiones condicionaron el desempeño, complicaciones con el lugar para entrenar y varias circunstancias más. Sin embargo, los cuatro años para ‘construir’ el camino hacia el Tazón México IV están llenos de experiencias, unión y mucho trabajo.

“La diferencia que hay del inicio de la liga a ahora es abismal. Se ha visto mejoría en muchos aspectos que se han convertido en puntos clave para el éxito.”

Consideró que lo más importante y que no se debe perder de vista, es la preparación de los jugadores para mantener el crecimiento porque es fundamental para seguir haciendo cosas mejores.

Las fallas de Condors en lo que se jugó de la temporada 2020 fueron la falta de concentración, conjunción del equipo o acoplamiento y entendimiento entre todos.

“Los rivales de Condors son Mexicas y Raptors (aunque Mayas ya no está). Esos son juegos con ‘pique’ muy especial”, confesó.

El futuro deportivo de Héctor continuará mientras pueda seguir dando lo mejor y su preparación sea la adecuada para enfrentar al talento que llegará a la liga porque hay liniero ofensivo para un rato más.

Por: Cinthya García Guerrero

Cinthya García
Redes
Últimas entradas de Cinthya García (ver todo)

Deja un comentario