Dallas fuera de playoffs, adiós de Big Ben y más en la ronda de comodines.

Finalmente tuvimos fútbol americano de postemporada en la NFL y ya tenemos definidos los juegos de la ronda divisional, pero antes de pasar a ellos vamos a recapitular un poco de lo que se vivió este pasado fin de semana.

El sábado se dio la patada inicial de la ronda de comodines con el duelo entre Bengalíes y Raiders, el equipo de Joe Burrow salió inspirado y tomó control del partido temprano en el juego llegando a obtener una ventaja de 10 puntos llegando al último cuarto, no sin antes mencionar que en una anotación de los Bengalíes los árbitros pitaron antes de que Joe Burrow saliera del campo y lanzara un pase de anotación que se dio por bueno. Llegando al último cuarto los Raiders lograron acercarse a solo 4 puntos del equipo de Cincinatti y con menos de dos minutos en el reloj Derek Carr logró poner el balón dentro de la yarda 10 de territorio rival para ser interceptado, sellando la sentencia del equipo de Las Vegas que cayó cómo el primer eliminado en esta postemporda.

Por la noche los Patriotas visitaron a los Bills dónde el frío de Búfalo terminó por congelar al novato Mac Jones que no pudo encontrar la llave para vencer a un equipo de los Bills que salió a demostrar que está más fuerte que nunca en ambos lados del balón. Concretando a la ofensiva y deteniendo todos los intentos de los Pats por buscar puntos en el juego en lo que fue un duelo dominado por los Bills de inicio a fin y que terminó 46 a 17 para el equipo dirigido por Sean McDermott.

El domingo arranco con la visita de las Águilas de Filadelfia a Tampa Bay buscando dar la sorpresa de la jornada, algo que no se dio. Los Bucaneros tomaron control del partido desde el inicio con una ofensiva avasalladora y una defensa que intimidó desde el inicio a Jalen Hurts que no tendrá buenos recuerdos de su primera aparición en postemporada con un marcador final de 31 a 15.

Por la tarde llegó el duelo más esperado de la semana con la visita de los 49’s a Dallas donde los aficionados de los Vaqueros soñaban con un Súper Tazón desde que ganaron su división, en frente estaba el odiado rival de postemporada que hizo recordar a muchos los duelos entre Montana y Staubach, Young y Aikman, ahora fue Prescott y Garoppolo. El equipo de la bahía empezó rápido con Deebo Samuel cómo principal arma a la ofensiva y se colocaron 10 puntos a 0 en el primer cuarto, la ofensiva de Dallas no podía avanzar frente a la defensa de San Francisco y se mantuvo esa sintonía durante gran parte del juego. Finalmente entrando al último cuarto los Vaqueros y Dak querían hacer la remontada y se quedaron a segundos, segundos que el oficial quemó con Dallas en zona roja y con dos segundos y por protocolo tenía que acomodar el balón y se fueron los últimos segundos dejando a los Vaqueros y su afición fuera de estos playoffs y teniendo que esperar un año más para tratar de ganar un juego en estas instancias. Lo lamentable fue que al finalizar el encuentro algunos aficionados de Dallas lanzaron objetos a los jugadores que regresaban a los vestidores.

Por la noche los Jefes recibían a los Acereros que calificaron a esta instancia en los últimos segundos de la semana 18, mientras que los Jefes llegaron cómo claro favorito en el estadio Punta de Flecha. Rápidamente la Cortina de Acero era la que hacía soñar a los aficionados de Pittsburgh con un fumble-six que era regresado por TJ Watt, quien seguramente será el defensivo del año. Pero la ofensiva de Big Ben no colaboraba y dejaba pasar oportunidades para avanzar en el campo, era claro que la defensiva acerera no aguantaría para siempre el embate ofensivo de Patrick Mahomes que respondería con 21 puntos seguidos sin contestación durante el segundo cuarto. La sintonía del juego se mantuvo y mientras los últimos segundos del juego se iban era notable que Ben Roethlisberger reconocía que estaba jugando sus últimos snaps en la NFL, el duelo acabó con marcador de 42-21, Pittsburgh siendo eliminado, sin Big Ben y entrando a reconstrucción para la siguiente temporada.

El lunes tuvimos un juego más de playoffs entre rivales divisionales del Oeste de la Nacional, Arizona y Los Ángeles se medían para definir el último lugar en la ronda divisional en lo que parecía que sería un duelo intenso. Pero cómo siempre la NFL nos sorprendió y los Carneros salieron en un día asombroso, tanto ofensiva cómo defensivamente y Kyler Murray sucumbió ante la presión de su primer partido a vida o muerte. El marcador final fue 34-11.

Para la siguiente semana conoceremos a los 4 invitados a las finales de conferencia. El sábado los Bengalíes visitan Tennessee con un posible regreso de Derrick Henry, mientras que en la conferencia Nacional los 49’s querrán sorprender a Aaron Rodgers en Lambeau.

El domingo los Carneros visitan Tampa Bay en un choque que pinta para sacar chispas con grandes ofensivas y defensivas en ambos lados del balón, y para cerrar dos fuertes contendientes al Súper Tazón se miden cuando los Bills visiten a los Jefes en Kansas City.

Por: Carlos Arturo Ávila Díaz

Deja un comentario