2021… una página en blanco

El fútbol americano cuenta con diferentes caras… como una arista.

Aun cuando los esfuerzos por llegar al cumplimiento de la planeación son grandes y evidentes, la realidad puede hacer que las iniciativas se vean modificadas. Esa ha sido una constante que se manifiesta desde hace más de ocho meses.

Una de las características que tiene este deporte es la creatividad.

La Liga de Fútbol Americano Profesional ha echado mano de la creatividad para hacer que su creciente afición sea satisfecha en lo que más se ha podido y a pesar de las limitaciones con las que se ha tenido que enfrentar.

Es entonces cuando, comenzando un año, se recurre a lo que se tiene a la mano y, con toda la creatividad del equipo de trabajo, la búsqueda de formas para resolver problemas e inconvenientes es la principal tarea.

Existe una complicación común en ese proceso creativo y se manifiesta en el enfrentamiento con la página en blanco.

“La mente no es una máquina. Pero, además, el propio entorno no cuida el talento de aquellos perfiles creativos que en su trabajo se ven sometidos a condiciones y plazos de tiempo más propios de una metodología mecánica. Esta tendencia de trabajar bajo presión cuando se produce el síndrome de la página en blanco causa el efecto contrario al deseado porque la prisa es muy incómoda.” (https://www.eaeprogramas.es/blog/negocio/empresa/que-es-el-sindrome-de-la-pagina-en-blanco)

2021 es una gran página en blanco que pudiera verse como un problema de grandes implicaciones. Sin embargo, la filosofía de trabajo de este deporte puede ser una herramienta valiosa para hacer las asignaciones adecuadas y que la ejecución sea lo más favorable posible.

Nuestro trabajo en equipo está comenzando a aportar las primeras directrices que van dando las pautas para seguir de la forma más productiva el plan de juego. Hay compromisos hechos con anterioridad y otros tantos por abordar. No queda más que arremangarse y poner en práctica las mejores ideas.

El juego 2021 luce como un gran partido y la LFA ha tenido el tiempo suficiente para prepararse tanto física como mentalmente.

Ahora sí, que el silbato suene.

Por: Cinthya García Guerrero

Cinthya García
Redes

Deja un comentario