LFA Total… En palabras de Christian Hernández

Luis Trujillo y Juan Pablo Farril tuvieron en la entrevista del jueves por la noche a un linebacker que ha dado mucho de qué hablar por su desempeño con Fundidores de Monterrey.

Christian Alejandro Hernández Delgado, es un jugador de extracción regiomontana; en su etapa colegial perteneció a Auténticos Tigres de la UANL. Sus características físicas (1.85 metros, 90 kilogramos y 28 años) le han proporcionado la fortaleza adecuada para convertirse en una amenaza para cualquier jugador ofensivo que se le enfrente.

El linebacker número 5 de Fundidores de Monterrey se integró al fútbol americano profesional de la LFA en 2018 cuando recién terminó su elegibilidad en liga mayor.

La llegada de Christian en 2018 al “reino de fuego”, reforzó grandemente la defensiva. Durante su participación en las cinco semanas jugadas de la temporada 2020, tackleó en 27 ocasiones, asistió en 14 y bloqueó 1 patada, lo que lo colocó como líder en la liga. Su velocidad y efectividad lo han convertido en un peligro de forma individual, pero sumado a la defensiva del equipo, los convierte en letales.

“El principio de la temporada motivó al equipo por el anuncio de la incorporación de Marco García. En el momento de que se retractó, el equipo comenzó a pensar en conjunto; a no esperar que una persona hiciera la diferencia.”

Sus expectativas de la LFA en 2018 fueron muy bajas, pero con el paso del tiempo se percibió un nivel muy alto y más en la temporada 2020. La defensiva fue la que destacó especialmente en el equipo regiomontano sobre las otras de la liga.

Sus intentos por ser líder se reflejaron desde los inicios. Les resultaba complicado conectarse, pero el haber tenido oportunidad de convivir con ellos en selecciones y la voluntad del trabajo en equipo, los convirtió en una defensiva especial.

Durante la segunda semana de la temporada 2020 cuando se enfrentaron Fundidores contra Dinos, ambos equipos mostraron la rivalidad prexistente entre jugadores. Constituyó en un encuentro muy físico donde buscaron darlo todo, fue difícil, pero muy divertido a la vez.

La lectura ofensiva de Christian ha sido evidente desde su etapa colegial. Ya de forma profesional, consideró que la preparación es la clave que hace la diferencia. Realizar un buen scout puede darle ventaja a quien haga mejor ese trabajo.

“Aprendí mucho del coach Pelón. Es alguien con quien puedes platicar y ayuda en todo lo que puede. Es una figura ejemplar y eso es algo que pretendo hacer en Fundidores, un jugador ejemplar.”

La experiencia de estar en Canadá fue increíble porque compartió con compañeros de generación de liga mayor. Se prepararon juntos e intentaron mantenerse comunicados para que el enriquecimiento fuera para todos. Lo que más le impresionó fue el estar en un juego donde se ve la mecánica para que se lleve a cabo y lo más difícil fue la comunicación. El idioma era un inconveniente, pero de su 60% de conocimiento del inglés, aprovechó al máximo y le ayudó para conseguir un lugar en el equipo, junto con la confianza de los coaches.

La generación de Christian es considerada como ‘privilegiada’ por las figuras deportivas que la componen. El profesionalismo del deporte fue un compromiso para hacer lo mejor que podía y lo tomó en serio para aportar en el crecimiento de la liga de nuestro país.

“Al inicio de mi trayectoria en la LFA, recibí la invitación al draft en Monterrey (Dinos y Fundidores) y el coach Tito me seleccionó para Fundidores. ¡Qué mejor que jugar con el coach de toda mi vida! Estoy orgulloso de ser de Monterrey y, más, de representar a esta ciudad con su equipo. Creí que no sobresaldría en mi primera temporada por el talento del equipo; sin embargo, mi intensidad hace que me olvide de todo dentro del campo y pude sobresalir de entre tanto talento.”

Este año notó el cambió de forma drástica en la liga. Las motivaciones para ir a la CFL los obligó a prepararse mejor, más la llegada de los refuerzos extranjeros, el nivel se elevó tremendamente. Era obligatorio estar preparado en todos aspectos.

Fundidores 2020 estaba preparado para algo más, aunque es difícil jugar fuera de casa. Pintaba para jugar una final de división y para pelear por el Tazón México. Consideró que gran parte del desempeño de la defensiva fue el trabajo del coordinador defensivo.

“El golpe más fuerte que he tenido ha sido contra Omar Cojólum (Dinos número 1) y contra Luis Humberto López (Condors número 4).”

“En 2021, Fundidores tendremos nuestra revanchita.”

Por: Cinthya García Guerrero

Cinthya García
Redes
Últimas entradas de Cinthya García (ver todo)

Deja un comentario