Gabriel Amavizca, lo que vivió en CFL

Normalmente las historias de los pateadores son poco conocidas, a pesar de poseer ciertos componentes que las vuelven únicas. Tal es el caso del artillero Gabriel Amavizca, quien logró un hecho histórico en la LFA.

Si hablamos del principio de su trayectoria, debemos trasladarnos a Aztequitas donde empezó a jugar fútbol americano a los trece años como linebacker y ala defensiva. Su momento llegó después de la lesión del pateador de su equipo en un entrenamiento, motivando a Amavizca a tomar la oportunidad, sin saber que esa era su posición ideal.

“Con tal de no salir del campo me apunté a reemplazar al pateador y fue en mi segunda juvenil cuando me enfoqué a mejorar mi técnica antes de subir a liga mayor. Mi padre, quien fue pateador de Potros ITSON, me coacheó” -comentó.

En liga mayor estuvo en Borregos Puebla, Aztecas de la UDLAP (donde logró un campeonato) y Lobos BUAP. Su última temporada se vio interrumpida por una operación de la vesícula; sin embargo, al año siguiente se fundó el equipo de Artilleros y sin pensarlo dos veces tomó la invitación para seguir jugando. Así comenzó el camino de éxitos a nivel profesional.

Se convirtió en el primer jugador de Artilleros en lograr puntos para el equipo y después de la invitación al combine, Amavizca fue seleccionado en la tercera ronda por Blue bombers de Winnipeg donde estuvo toda la pretemporada. Por un momento se pensó que ahí terminaría la historia del pateador mexicano ya que fue cortado del equipo.

Afortunadamente, el football le dió una segunda oportunidad. Tiger-Cats de Hamilton, al ser agente libre, lo llamó para integrarlo al roster de la temporada 2019.

“Yo ya estaba de regreso a México, a una hora de subirme al avión, recibí un mensaje diciendo que no tomara mi vuelo. Minutos después me llamó el manager de Tiger-Cats para preguntarme si quería formar parte del equipo y sin pensarlo les dije que sí” -relató Amavizca- “La verdad fue muy emocionante, por un momento no me lo creí”.

El football le tenía destinado otro camino pues en la segunda jornada con Tiger-Cats, Amavizca fue activado vs. Argonauts de Toronto para anotar dos puntos extras, siendo así el primer mexICAN star en mover la pizarra de un equipo canadiense.

“Al principio no lo vi como algo tan significativo, yo solo quería jugar, hacer mi trabajo, demostrar que tenía la calidad y el nivel. Fue después cuando mi coach sacó una diapositiva anunciando quién era el jugador de la semana y pusieron una canción de mariachi con mi foto de fondo. Luego me dieron el balón de reconocimiento” -relató.

Además de ese momento, también llegó, junto con el equipo, a la final en contra de su exequipo (Blue bombers de Winnipeg) donde quedó subcampeón con el marcador 33-12, pero la experiencia valió la pena ya que disfrutó de todo el proceso del equipo para llegar al momento más alto de la competencia.

Por supuesto que regresó con un mejor nivel a la LFA y se notó desde un principio, ya que terminó como líder anotador con 33 puntos logrados, siendo de los pateadores más productivos y certeros con un reducido margen de error. 

Amavizca es una prueba viviente de la frase “si se te cierra la puerta se abre una ventana”, solo tienes que estar listo para tomar la oportunidad.

Deja un comentario