Entrevista al coach Enrique Zapata, director deportivo de la LFA

En entrevista para SFN, el coach Enrique Zapata Del Valle, director deportivo de la Liga de Fútbol Americano Profesional platicó con Daniel Jiménez sobre temas de actualidad en el fútbol americano del país.

Comenzaron la plática con las clínicas impartidas por profesionales del fútbol americano de la NFL, las cuales se enfocaron a capacitación técnica para coaches aprovechando la experiencia de los expositores. Esa serie de clínicas (Talk Football México) pretenden actualizar y mejorar a quienes están al frente de los equipos en el país.

“Entre más coaches asistan a capacitaciones de los mejores niveles, se puede ‘permear’ para que, cuando los jugadores lleguen a profesional, tengan los fundamentos y técnicas que les faciliten obtener mejores oportunidades”, inició el coach.

La experiencia como coach en colegial y al inicio de la LFA, lo ha llevado a la búsqueda de mejora continua donde, progresivamente, la liga va tomando lo mejor y, sumando esfuerzos, los fines son de excelencia.

A nivel profesional es un problema la preparación por la limitación de los días de entrenamiento; los cuales deben ajustarse para compensar lo que se necesita en esa fase. Las ventajas con las que se cuenta ahora, resultan herramientas valiosas para que el football en papel sea más sencillo. La tecnología es la mejor aliada.

La “evolución” del jugador ha sido tremenda. La LFA busca talento colegial que cuente con aspiraciones mayores. Esos que buscan prepararse más y mejor para llegar a jugar no solo con talento. La preparación es fundamental para conseguir los objetivos. Jugadores que estén jóvenes y que pretendan crecer, son los objetivos de la liga.

“Si los jugadores de colegial se dan cuenta de que tienen la oportunidad de vivir del football en un futuro no tan lejano, serán quienes consigan un lugar con nosotros. Ese es el perfil que buscamos en la liga, grandes atletas en todos sentidos. Tenemos a la crema y nata en la LFA”, sentenció.

La percepción de la gente está sesgada y no cuenta con la objetividad al no identificar la calidad de los jugadores que participan en la liga.

Abordando la problemática colegial, la postura del coach Zapata se mostró con una panorámica que le permitió opinar al respecto. “Se pierde la conciencia como coach ante las necesidades de sus equipos y no toman en cuenta el futuro de sus jugadores. Aquí en México es complicado, a diferencia de Estados Unidos y Canadá, la visión se pierde bajo la mentalidad de los coaches y quienes toman las decisiones”.

El enfoque se ha enfocado en semilleros. Eso “protege jugadores” y abarcan muchos más jugadores. La mentalidad del jugador y las familias han sido un obstáculo para el crecimiento de los jugadores. Solo se arriesga a los muchachos a que se lastimen. Desde el punto de vista académico, es complicado asegurar permanencia en categorías. Es un exceso jugar tantas veces en la misma categoría.

“Hubiera estado de acuerdo si el reglamento fuera como el de Estados Unidos, a cuatro años, hablando de la polémica de los jugadores generación 1995. Si se pide más de un quinto año, es un exceso. Debemos dejar salir a los jóvenes a que exploren el mundo”, agregó.

El qué y cómo deberá ser evaluado por los jugadores para su proyecto de seguir en el fútbol americano.

La experiencia como coach colegial le permitió conocer diferentes esquemas, tanto en universidad privada como pública. Los escenarios son diferentes. Asimismo, como jugador aprovechó su juventud y terminó su elegibilidad en Cóndores a los 22 años. Con todo el potencial para continuar. Esa era otra época.

El aprovechamiento del talento no nada más será en la LFA, existen otras opciones. Sin embargo, esta puede ser una oportunidad para continuar en ello.

En una plática con Rod Woodson, mostró su interés en jóvenes desde 16 años. La intención es hacer campamentos para buscar la forma para que algunos jugadores mexicanos lleguen a la NFL. La intención se ha generado entre Enrique Zapata y Rod Woodson en busca del mejoramiento de la preparación de jugadores potenciales para nivel profesional. Siempre y cuando, sean jóvenes.

“Si los sacamos de la zona de confort, puede cambiar el panorama. El objetivo debe fijarse para continuar hasta lo más lejos posible. Así lo viví con Marco Martos en la UDLAP, quien logró lo que se fijó como objetivo.”

El enfoque ha permanecido erróneo. Como coaches se puede explotar el potencial de forma individual. Pensar a largo plazo, pero con objetivos fijos e inamovibles.

La transmisión de la filosofía hace la diferencia. “El fútbol americano te prepara para ganar el campeonato más importante, el campeonato de la vida”. Los valores y mentalidad deben transmitirse a todos niveles, no los vicios que se han manifestado.

La idea del reglamento de LFA es hacerlo lo más atractivo y dinámico. Hay reglas específicas que el cuerpo de arbitraje conoce muy bien por la similitud al de la NCAA. Sin embargo, el reglamento LFA es un producto de análisis y adaptaciones para el fútbol americano profesional de la liga.

Por la extensión de los temas, se llevará a cabo una nueva entrevista.

Quedamos en espera de la continuación.

Por: Cinthya García Guerrero

Cinthya García
Redes

Deja un comentario