Analogías del fútbol americano

      No hay comentarios en Analogías del fútbol americano

En ocasiones anteriores ya se había hecho la referencia de las similitudes entre el fútbol americano y la vida cotidiana. Pero no solamente hay aspectos de convergencia entre ambas. La mecánica, filosofía y estructura de este deporte, también tiene muchas semejanzas con la figura de una empresa u organización de esa naturaleza.

Desde la creación de un organigrama donde existen las figuras ubicadas en la parte superior en un centro de trabajo, en el fútbol americano hay quienes ocupan lugares que los ubican como autoridades y de allí se desprenden las ramificaciones hacia diversos lados.

Hablando de estructuras, los jugadores son la fuerza de trabajo, quienes “operan” para que la organización tenga una razón de existir. Los que se ubican en lugares superiores inmediatos (coaches de posición), son quienes supervisan y velan porque las acciones se lleven a cabo de acuerdo a un plan de trabajo (sistema instalado) y la mente que diseña ese plan con todos los elementos que contiene es la figura directiva o autoridad (head coach).

No hay tanto por analizar. La semejanza es visible, pero más allá de un esquema con casillas que van jerarquizando a los que componen la estructura, hay elementos intangibles que son los que permiten que las acciones de cada uno se realicen con la adecuada precisión y bajo un espíritu de trabajo en equipo para alcanzar una sinergia.

Al ser un producto de la creación humana, hay circunstancias imperfectas o con fallas que ponen en riesgo (en diferentes magnitudes) a la operación de esa “maquinaria”. A pesar de ello, la correcta atención de esas circunstancias puede conseguir que se regrese al rumbo del plan original para el cumplimiento de los objetivos.

Ambas estructuras, simplemente pueden funcionar cuando la actitud es compartida por quienes las conforman. Identificar la posición de cada uno en esa estructura y aceptar el papel en ella, puede ser una herramienta eficaz pues solo comprometiéndose y manteniendo ese, aparentemente, aspecto tan simple… la actitud, se consigue el objetivo en común.

Your talent determines what you can do. Your motivation determines what you are willing to do. Your attitude determines how well you do. Lou Holtz.

“Tu talento determina lo que puedes hacer. Tu motivación determina lo que estás dispuesto a hacer. Tu actitud determina lo bien que lo haces.”

Por: Cinthya García Guerrero

Redes
Últimas entradas de Cinthya García (ver todo)

Deja un comentario