Manteniendo altitud con un incentivo más

Crecer junto con un equipo implica enfrentarse a diversos escenarios en cada juego e inclusive en cada año ya que nada pasa de la misma manera dos veces; a pesar de ello el quarterback Diego Pérez (número 1) nos ha dado de qué hablar desde su llegada a la “legión cóndor”.

Diego Pérez Arvizu se incorporó a Condors en el 2018 y aun cuando no fue el mejor momento del equipo, logró ser nominado novato del año con 100 pases completos (de los cuales catorce fueron para anotación) y acumuló 1, 219 yardas; comenzando a ubicarse entre los quarterbacks más destacados. 

Para 2019 se preparó para cosechar el éxito, junto con el equipo, de la “legión cóndor” coronándose campeón en el Tazón México IV y ser nombrado jugador más valioso del partido con 252 yardas y 2 touchdowns. Ese mismo año se adjudicó, también, el récord de más pases de anotación en la temporada con un total de 14 y colocó a la ofensiva como la segunda mejor de la liga.

“Todo ha sido gracias a que mi gran equipo que me respalda en todo momento, no hay más” -expresó Pérez.

Este tercer año, a pesar de enfrentarse a mayor competencia, Pérez ha logrado destacar al aprovechar el talento que tiene en la unidad de receptores generando 1,424 yardas por pase,15 anotaciones; ubicándose como el quarterback más productivo con la mejor ofensiva en lo que va esta temporada.

“Tenemos mucho más talento que antes con jugadores playmakers. Nos seguimos manteniendo como la gran familia que es Condors” -comentó. ”Estoy súper contento, feliz en cada juego y con ganas de quedar campeón de nuevo.”

Por supuesto que no todo es “miel sobre hojuelas” y ha tenido que afrontar grandes retos propios como con el equipo, pero menciona que el salir adelante se logrará a base de mucho trabajo y actitud manteniéndose firme con Condors para cumplir los objetivos.

“Trabajar con Diego es muy alegre y frustrante a la vez. No lo puedo regañar como quisiera, pero siempre está haciendo cosas divertidas en el campo de entrenamiento, ayuda a sus compañeros y lo disfruta” -explicó el head coach Félix Buendía. ”Realmente es un buen elemento dentro de la ofensiva del equipo.”

No hay más motivación para el jugador que lograr el bicampeonato para su familia Condor, pero lo más importante es su familia que lo respalda y su primer bebé que está en camino impulsandolo a ser no solo el jugador más valioso en el emparrillado, sino en la vida.

Por: Fernanda Mayen

Deja un comentario