Jair Viamontes volverá a acorralar a sus presas en el JOM este domingo


El nuevo receptor de Mayas recuerda sus mejores momentos en el estadio de Lomas Verdes

 

Ciudad de México, 18 de marzo de 2018. Volver al sitio que vio el desarrollo como jugador universitario y hacerlo como una de las revelaciones dentro del equipo bicampeón es motivante; justamente es lo que el receptor egresado de las filas de los Linces de la Universidad Del Valle de México (UVM), Jair Viamontes, está a punto de vivir cuando vuelva a pisar el estadio José Ortega Martínez (JOM) de Lomas Verdes para disputar el segundo encuentro contra Condors.

Diego Jair Viamontes Cotera inició su camino en el emparrillado a los 11 años, cuando con mejor amigo de aquel entonces, sin ser parte de algún equipo, fueron a probar suerte, sin saber que, en ese momento, encontraría al deporte que lo acompañaría toda su vida. 

Primero fuimos al campo de Bucaneros; nadie nos atendió y fuimos a Redskins; ahí jugué mis infantiles desde Irons hasta Ponys y después una juvenil A. Estando en juvenil, tuve la necesidad de buscar una beca deportiva y fue cuando llegué a la UVM con el objetivo de tener dicha beca. Ahí me quedé desde juveniles hasta terminar mi Liga Mayor”, recuerda Jair sobre su primer contacto con el futbol americano, donde, en un momento, también alternó como aladefensiva, siendo principalmente receptor abierto.

La historia de Viamontes con la casa de los Linces UVM se remonta hasta la colocación de los cimientos del estadio, que Jair ayudo, literalmente, a colocar; logrando un fuerte vínculo de pertenencia y un sentimiento de hogar con el estadio y la institución que representa. 

“Ese lugar (el JOM) es mi casa. Yo llegué a Linces cuando no teníamos campo; entrenábamos en campos de pura tierra y cuando llovía era un lodazal horrible donde no se podía entrenar y gracias al esfuerzo de todas esas categorías que desde el 2005 hasta el 2010 estuvimos luchando y jugando con lo que se podía, se logró construir ese estadio. Literalmente, yo ayudé a bajar las losas para el piso de la cafetería”, platicó el joven receptor de 26 años que destacó de gran forma en la semana 4 con el “Imperio Azul”

Entrando a la jaula de los Linces 

Cada estadio tiene una magia particular, un factor que los distingue de otras casas deportivas, puede ser el tamaño, la tradición e incluso la forma del recinto. Para Jair Viamontes, el estadio emblema de la UVM, el José Ortega Martínez, es el sitio donde los felinos rojiblancos adquieren una habilidad especial para atrapar a todos sus rivales y esa virtud la ha adquirido muy bien, jugando con esa mentalidad hasta el día de hoy.  

Jugando de locales nos sentíamos como si estuviéramos acorralando en un callejón a nuestros contrincantes. Si ves el estadio, está bardeado por unos taludes, que son unos muros muy altos, entonces, era como encajonar a tu contrincante y estar sobre de él, dijo Viamontes sobre la característica especial del estadio que lo formó. 

Remembrando sus mejores momentos 

El primer partido de un jugador en su nuevo estadio siempre es digno de recordar, sin importar el resultado o los puntos anotados. Para Jair, su debut en el JOM fue discreto, ya que, como novato, no tenía mucho protagonismo, aunque logró tener presencia en el marcador, pero lo importante es que siempre entró con la idea de defender su territorio y, hasta la fecha, ese pensamiento persiste.

En mi primer partido como novato de Liga Mayor no entraba mucho, hasta que me dan la oportunidad con el marcador un poco abultado a nuestro favor en contra de la UVM Guadalajara para entrar a una jugada en zona de gol y mi primera o segunda jugada en la que entré fue de anotación con un pase corto de unas siete u ocho yardas”, recordó, Diego Jair, quien prosiguió buscando en el baúl de sus recuerdos, compartiendo la memoria de su mejor juego como Lince. 

“Me acuerdo mucho de mi último partido en el JOM. Fue el penúltimo juego de temporada regular en mi último año de Liga Mayor y ahí sí fue prácticamente darlo todo. Era contra los Burros Blancos y me acuerdo que en ese partido sentí lo que es realmente vaciarse en el campo de juego. Era la última vez que iba a pisar el estadio como jugador colegial, entoncesme vacíe completamente y eso lo recuerdo con mucho cariño”, dijo en entrevista.

Probando suerte en la LFA

Una vez que Diego Jair finalizó su época de jugador en la Liga Mayor, recibió la invitación del coach Rafael Duk para formar parte de la primera generación de la Liga de Futbol Americano Profesional (LFA) con el equipo de Raptors, a donde llegó y jugó únicamente cuatro partidos porque viajó a realizar pruebas para la liga de Canadá.

Para la temporada 2017, Viamontes probó suerte en la modalidad arena, donde estuvo poco tiempo jugando en Monterrey, por lo que regresó a LFA, para jugar los últimos dos encuentros de temporada regular, que disputó de nueva cuenta con la “Furia Verde” sin tener un gran impacto. Este año, se incorporó a Mayas por medio de la agencia libre en este primer mes ha logrado ir mejorando en cada encuentro, siendo nombrado Jugador de la Semana en la jornada 4, gracias a sus más de 100 yardas aéreas y 3 touchdowns por recepción contra Fundidores. 

Devolviendo algo al deporte

Actualmente, el futbol americano y la institución UVM representa una parte importante en la vida de Jair, puesto que, tras conseguir la beca deportiva para formar parte de los Linces, hoy en día no sólo es un hábil receptor, también es un exitoso profesionista gracias a su carrera de Ciencias de la Comunicación, de donde egresó con premio a la excelencia, dedicándose a la producción audiovisual.

Esto es el reflejo de lo que los valores del deporte le han dejado y por lo que está agradecido con el futbol americano, es por ello que, en cada práctica y en cada juego siempre imprime todo su mejor esfuerzo a manera de retribución. 

Este deporte me ha dado muchas cosas, me dio escuelame dio muchos amigos me dio el sentido de disciplina, constancia y esa mentalidad de ser mejor cada día, no con respecto a otra persona, sino con respecto a mí el día de ayer. Con todo eso que me ha dado el futbol, cuando piso el campo, lo que quiero hacer es regresarle al futbol algo de lo que he recibido” concluyó el jugador con el jersey 11 de los actuales bicampeones de la LFA.

Por. Arturo Velaztegui.

Leave a Reply