Deporte politécnico que trasciende

A 84 años de la creación del Instituto Politécnico Nacional, es necesario destacarlo como una de las instituciones educativas del país de mayor impacto por la calidad, trascendencia e importancia académica.

Fue en 1936 cuando el senador Juan de Dios Bátiz y el general Lázaro Cárdenas Del Río, presidente constitucional de la República, consiguieron materializar el concepto de un motor de desarrollo y espacio para la igualdad; apoyando por una parte, el proceso de industrialización del país y, por la otra, brindando alternativas educativas a todos los sectores sociales.​

De esta forma, el IPN comenzó su trayectoria de excelencia en la preparación de la juventud deseosa de favorecer a su comunidad y, por lo tanto, a un país entero.

Fue en dicho año, cuando el equipo Burros Blancos (nombre derivado de la simpatía que había por una burrita blanca que pastaba en el estadio Salvador Camino Díaz, dentro del Casco de Santo Tomás) hizo su aparición en el escenario del fútbol americano nacional al derrotar al equipo representativo de la Universidad 6 a 0.

Con el tiempo, el equipo se dividió en dos: Poli blanco y Poli guinda, debido a la demanda que este deporte manifestó en la comunidad estudiantil. En 1969 se reestructuró el fútbol americano colegial y se creó la Liga Nacional Colegial que permaneció hasta 1977. En ella se presentaron nuevos equipos, entre los que destacan Águilas Blancas ESCA-ESIQIE, Búhos ESM-ENCB y Cheyennes ESIME-ESIA del Politécnico. En 1971 se incorporó al Politécnico el equipo de Pieles Rojas. En 1976 se crearon Lobos Plateados de la ESIA y en 1981 la Ola Verde de UPIICSA.

Para 1978 se fundó la Organización Nacional Estudiantil de Fútbol Americano (ONEFA) quien creó la Conferencia Metropolitana de la categoría de Liga Mayor (1978-1986) y que se convirtió de Conferencia Mayor (1987-1996) a Conferencia de los Diez Grandes (1997-2004) y a Conferencia de los Doce Grandes (2005-2008). En 2004 Pieles Rojas jugó su última temporada en liga mayor y para 2006 se reestructuró el fútbol americano en el Politécnico. Nació Burros Blancos de Zacatenco.

Con una breve historia del IPN y sus equipos representativos en el fútbol americano, resulta importante destacar en esta fecha tan valiosa a aquellas figuras deportivas que han continuado en este apasionante deporte, pero a nivel profesional.

De los jugadores de extracción politécnica, la Liga de Fútbol Americano Profesional ha enriquecido el espectáculo deportivo con la participación de:

Marco García (Mayas, número 12)

Quarterback águila blanca, dirigió al “imperio maya” desde 2016 a quien llevó al bicampeonato (2016-2017) en dos Tazones México consecutivos. En su trayectoria en la LFA acumuló 4,712 yardas por pase, 40 anotaciones por tierra; acarreó 340 yardas y 4 anotaciones terrestres. Fue nombrado jugador más valioso en 2016 y jugador más valioso del Tazón México II. En 2017 fue el quarterback con más pases de anotación de la temporada (16).

Josué Martínez (Condors, número 81)

Josué Martínez

Receptor, burro blanco, formó parte del “imperio maya” de 2016 a 2018, donde logró el bicampeonato, jugador más valioso del Tazón México I y jugador más valioso ofensivo en 2017. Ahora, juega en Condors. En su trayectoria profesional ha logrado 1,429 yardas y 14 anotaciones. Está ubicado en el tercer lugar del “club de las 100 recepciones” con 103.

Ricardo Quintana (Mexicas, número 5)

Quarterback, burro blanco, comenzó en Eagles en 2016 y se mantuvo con Mexicas desde 2017 hasta la fecha. Logró el primer campeonato para la “sangre mexica” en el Tazón México III. Siempre ha sido de los quarterbacks más destacados; ha logrado 3,940 yardas por pase, 25 anotaciones, 165 yardas acarreadas y 6 anotaciones por tierra. También es uno de los quarterbacks con menos intercepciones en la liga (13).

Diego Pérez (Condors, número 1)

Quarterback, águila blanca, llegó a la “legión cóndor” en 2018 y desde entonces ha logrado destacar en su posición. Fue nominado como novato del año con 100 pases completos y 1, 219 yardas. En 2019 logró el primer campeonato para Condors en el Tazón México IV y fue nombrado como el jugador más valioso del partido. En su trayectoria posee 4,127 yardas, 43 pases de anotación; 164 yardas terrestres y 6 anotaciones por tierra.

Lennin Ortíz (Dinos, número 52)

Mariano Vargas

Linebacker, burro blanco, quien acompañó al “imperio maya” al bicampeonato y es considerado como uno de los pilares defensivos de Mayas. En 2020 se integró a Dinos y, a pesar de la transición, ha logrado un buen desempeño. Es uno de los linebackers más destacados de la liga con 69 tackleadas, 7 sacks y 2 intercepciones en toda su trayectoria.

Jordi Saldaña (Raptors número 10)

El safety, burro blanco, también formó parte del bicampeonato de Mayas; ahora juega en Raptors y se mantiene como el jugador con mayor número de intercepciones de la liga (15), pero también ha logrado 54 tackleadas en su trayectoria profesional, siendo de los defensivos más destacados

Otros de los jugadores activos en la LFA que formaron parte de equipos del Politécnico son:

Condors: Omar Mendoza (número 8), Rafael Gómez (número 10), Luis David Martínez (número 11), Marco Morales (número 12), Said Salazar (número 13), Yari Márquez (número 15), Aarón Mendoza (número 17), Fernando Zárate (número 26), Yannic Hernández (número 29), Irwin Zuviri (número 50), Enrique Bautista (número 56), César Pérez (número 92), Luis Ochoa (número 99).

Dinos: Manuel Martínez (número 86).

Mexicas: Christian Vargas (número 6), Luis Santana (número 7), Andrés Gómez (número 10), Diego Castro (número 11), Eduardo Jiménez (número 16), Ditter Smith (número 17), Christian Gómez (número 18), Jorge Muñíz (número 19), Emmanuel Acosta (número 23), Ronan Cándido (número 25), Gerardo Camacho (número 27), Juan Morfín (número 50), Federico Solís (número 52), Sergio Soriano (número 56), Ulises Espinosa (número 61), Eduardo Aguirre (número 65), Daniel Concepción (número 77), Uriel Ávalos (número 90), Jorge Gamboa (número 98).

Osos: Alberto Castañón (número 19), Diego Morales (número 50), Jaime Gaona (número 85).

Pioneros: Joseph Acosta (número 16), Alan Vega (número 27), Daniel Padilla (número 42), Luis Antonio (número 44), Luis Pedroza (número 88) y Gabriel Vázquez (numero 98).

Raptors: José Meza (número 1), Francisco Ramírez (número 2), Marcos Alvarado (número 5), Óscar Meza (número 7), Ángel Sánchez (número 9), Rodrigo Aquino (número 15), Eumir Camacho (número 17), Raúl Mateos (número 18), Gustavo Oróstico (número 23), Jesús Sosa (número 26), Adán Hernández (número 27), Jovanni Carrillo (número 40), Edwin Horscheck (número 56), Mauro Medina (número 57), Miguel Morgado (número 81), Daniel Ramírez (número 88), Alfonso Trejo (número 98).

Sin duda, los equipos del Instituto Politécnico Nacional son de los que más jugadores han aportado para que el crecimiento del fútbol americano nacional continúe y permanezca contando con las mejores aficiones.

Por: Cinthya García Guerrero

Información: Fernanda Mayen

Cinthya García
Redes

Deja un comentario