Mayas, invitados de honor en el campo de Toritos Texcoco

Una de las mejores cosas que tiene cualquier deporte es la adquisición y transmisión de valores, y el futbol americano es sin duda uno de los que posee una gran fuente de ellos; la interacción y amistad entre jugadores y jugadoras de todas las edades siempre es notable y al mismo tiempo se forjan nuevas […]

Una de las mejores cosas que tiene cualquier deporte es la adquisición y transmisión de valores, y el futbol americano es sin duda uno de los que posee una gran fuente de ellos; la interacción y amistad entre jugadores y jugadoras de todas las edades siempre es notable y al mismo tiempo se forjan nuevas generaciones para todas las divisiones existentes dentro del futbol americano nacional.

Por segundo año consecutivo, algunos jugadores de Mayas fueron invitados de honor y coaches honoríficos de los pequeños del Club Toritos Texcoco, a quienes estuvieron enseñando algunos drills y al final tuvieron una pequeña charla para motivar a los niños y fomentar en ellos el estudio y el deporte.

La representación de los campeones de la LFA corrió a cargo del receptor y MVP del 2016, Josué Martínez, los linieros ofensivos Marco Erick Valle, Jonathan Segura y Agustín Medina, y los defensivos Diego Magaña, liniero, y José Victoriano Garatachea, back defensivo.

Todos ellos estuvieron transmitiendo su conocimiento y compartiendo sus experiencias con las nuevas generaciones de jugadores.

“Es una experiencia que te motiva a seguir y a estar con el proyecto, porque es un legado que se les va a quedar y esperemos que en unos años ellos puedan seguir una vida de esto”, afirma Marco Valle, ex jugador de Pumas CU, al tiempo que dejó como consejo a los chicos: “lleven a la vida todos los valores que te da este deporte, como la hermandad, la disciplina, el compañerismo y el trabajo en equipo, porque son valores que te convierten en un persona exitosa” .

Por su parte Garatachea, back defensivo también egresado de la escuadra auriazul, aprovechó esta experiencia para recordar sus épocas de inicio en el futbol americano: “Empecé desde muy temprana edad y te remontas a cuando eres chavo y tienes la ilusión de ver a la gente en televisión. Recuerdo que veía a mis coaches jugando en Liga Mayor y me generaba emoción, entonces, que se te acerquen los profesionales en este ámbito debe ser un gran motivador para ellos”. Hoy en día, a él le toca ser un motivador y afirma que se siente muy bien llegar a un campo de entrenamiento y ser recibido con calidez por la gente. “Es una cosa mágica para nosotros como jugadores de la LFA”.
El receptor Josué Martínez nos respondió cuál es uno de los valores primordiales que entrega el futbol americano: “La responsabilidad. Creo que para los niños en temprana edad es muy fácil que aprendan sobre la responsabilidad, ya que llegando a las categorías más altas (Intermedia o Liga Mayor) es algo que solito se va dando. Por eso pienso que es uno de los más importantes

También piensa que una parte del legado que se deja como jugador es poder pasar lo que vas aprendiendo día a día: “El conocimiento no es conocimiento si no es transmitido”, dice el ex Burro Blanco del IPN.

Uno de los jugadores que causó gran impacto en los jóvenes debido a su imponente físico es Diego Magaña, quien asegura que de ahí saldrán muchos futuros jugadores de la liga y que en esta ocasión, también los profesionales se llevan un aprendizaje: “Nos ha quedado como lección el ser mejores para convertirnos en ejemplo y que ellos tengan ese sueño de ser profesionales”, comentó el egresado de los Toros Salvajes de Chapingo, y finalizó con un alentador consejo para sus sucesores.

“A mí lo que más me ha dejado esto es la disciplina, el trabajo en equipo y la dedicación. No abandonen su sueño. Así como alguna vez nosotros soñamos con ser profesionales y se cumplió, sigan adelante a pesar de las dificultades que tengan en ese momento y las que vengan”.

Por. Arturo Velaztegui

Leave a comment

Name *
Email *
Website
Comments *

Related Post

top